Hace más de un año que estamos silenciados por una pandemia que aún no ha terminado, pero de la que ya vemos el fin. Aunque parezca que este año hemos estado en silencio, esto no ha sido así. Nuestro amor por la música y las ganas de volver a vernos nos han impulsado a no dejar nuestros instrumentos y seguir transmitiendo nuestra pasión por ella.

El primer golpe que sufrimos fue la cancelación de la Semana Santa 2020, un duro revés que sobrellevamos tocando desde nuestros balcones e intentando animar a la gente. Tras esto, llegó prácticamente la cancelación de todo el año: Santiago, Desposorios, Santa Cecilia y Navidad. A pesar de todo, hemos conseguido mantener vivo el espíritu musical con gestos como el de Santa Cecilia, donde invitamos a todas las bandas y agrupaciones musicales de la localidad a decorar el altar de la Iglesa con nuestros estandartes durante la celebración de la Misa de Santa Cecilia.

Pero cuando parecía que ya habia terminado todo, sufrimos un nuevo mazazo con la cancelación de la Semana Santa 2021. Nos resistíamos a seguir un año más en silencio, así que nos unimos para interpretar Ossana In Excelssis de Óscar Navarro, en su versión para solista y piano. Por lo menos pudimos disfrutar de un rato tocando una de nuestras marchas favoritas a la espera de que se levantasen las restricciones.

Ahora nos encontramos a las puertas de Santiago y Desposorios 2021, otro año más donde no sonará la música por las calles de Membrilla. Sin embargo, esperamos volver pronto a los ensayos y poder compartir nuestra pasión por la música con todos ustedes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *